Ricard Sierra

General Manager

Á
in

Cómo la traducción profesional ahorra tiempo a tu empresa

18-09-2020

“Nos hemos enfrentado a ello miles de veces. Tenemos un proyecto internacional y desde arriba nos fijan una fecha de lanzamiento que es inamovible. Está todo calculado y los plazos para cada fase son amplios. Pero inevitablemente hay retrasos en las primeras etapas, cambios que no estaban previstos y ese desajuste lo tenemos que recuperar en las últimas fases del proyecto. ¿Cómo puedo asegurarme que mi agencia de traducción puede trabajar con unos plazos tan ajustados?”

Desde Kobalt hemos participado en una infinidad de proyectos que han ido acumulando retrasos que se han tenido que recuperar en la parte final. Aquí suele ser donde intervenimos nosotros y podemos compartir algunos consejos para asegurarnos de que se puedan cumplir con los plazos.

Vamos a empezar diciendo una verdad incómoda: estas no son las condiciones ideales para trabajar y como responsables del proyecto tenemos que asegurarnos que no haya retrasos para no llevarnos sorpresas desagradables.

Si aun así vamos mal de tiempo, aquí van algunos consejos que ayudarán a recuperar el tiempo perdido

1. COMPARTE LA INFORMACIÓN

En cualquier proyecto de cierta envergadura, es esencial compartir toda la información con tu agencia de traducción. Disponer por adelantado de un briefing sobre el alcance y los objetivos, el público objetivo y el tono que las comunicaciones deben tener nos ayudará a que muchas de las dudas que puedan surgir durante la fase de traducción ya queden resueltas de antemano. Parece lógico compartir todo el material de referencia necesario con las personas encargadas de trasladar los valores de la empresa a otro mercado, ¿verdad?

2. NO EMPIECES A TRADUCIR ANTES DE TIEMPO

Muchas veces podéis sentiros tentados de enviar el material a traducir antes de que esté completamente acabado. Y aunque la lógica nos dice que aunque luego haya cambios, cuanto más tengan adelantado mejor, lo cierto es que eso suele ser contraproducente. Si bien algún cambio en alguna u otra parte es algo sencillo de realizar, cuando los cambios son más extensos provocan un retraso considerable que se puede multiplicar por unos cuantos idiomas. Es mejor entregar el contenido definitivo uno o dos días después que andar haciendo cambios y revisiones a medida que se va traduciendo.

3. MANTÉN UNA COMUNICACIÓN FLUIDA

Se suele pensar que una vez que se ha enviado el contenido a traducir no se vuelve a saber nada más de la empresa de traducción hasta el día de la entrega. Nada más lejos de la realidad. 

Es esencial mantener una comunicación constante con la empresa de traducción mientras dure el proyecto. 

Van a surgir dudas que solo alguien con el conocimiento interno de la empresa o el proyecto van a poder responder. Tal vez aquello que hayamos descrito tan bien para un mercado local, no tenga sentido para el mercado japonés y debamos replantearnos algunas cosas. O nuestra forma de tratar a un cliente español no sea la más adecuada en Alemania. Por no hablar de terminología y conceptos propios de la empresa que nadie más conoce. Hemos visto muchos proyectos prácticamente finalizados que han esperado durante días que un cliente responda a un par de dudas. Que no nos pase lo mismo ;)

4. EL PROCESO LO ES TODO

Es muy importante que tu proveedor de traducción tenga un flujo de trabajo sólido y una manera de enfocar cada proyecto. En Kobalt tenemos claramente definidas unas etapas de preproducción, producción y evaluación y feedback que vamos optimizando continuamente para mejorar todo el proceso y reducir ineficiencias. Todo esto se traduce en una reducción considerable de aproximadamente un 20% del tiempo que necesitamos para llevar a cabo un proyecto de traducción.

5. LA TECNOLOGÍA, NUESTRA GRAN ALIADA 

Utilizamos toda la tecnología que está a nuestro alcance para eliminar procesos manuales y rutinarios que son los grandes ladrones del tiempo. 

Con algunos de nuestros clientes más sofisticados tecnológicamente tenemos servicios automatizados de recepción y entrega de traducciones que han logrado reducir de 3 horas a 3 minutos el tiempo necesario para recibir y publicar el contenido traducido. En otros casos, nuestros traductores reciben el contenido a traducir apenas unos segundos después de que el cliente haya confirmado un proyecto junto con todas las instrucciones, material de referencia y glosarios. 

El uso de herramientas de traducción también permite un nivel de productividad impensable hace unos años para cualquier traductor. Poder trabajar en una interfaz que desacopla el texto del formato y permite trabajar únicamente con el contenido mientras el software detecta términos aprobados o desaconsejados supone una enorme optimización del tiempo.

6. LA CLAVE: EL EQUIPO

Evidentemente, nada de todo esto sería posible sin un equipo formado y con experiencia en el uso de estas y otras herramientas. 

La auténtica clave es disponer del talento capaz de evaluar y mejorar continuamente todos estos procesos y sugerir mejoras constantes. Nos esforzamos en buscar mejoras que a veces solo son del 1% o 2%, pero a lo largo del tiempo todas esas pequeñas mejoras pueden llegar a ofrecer un resultado espectacular.

 

Ninguno de estos 6 puntos va a lograr resultados milagrosos, ni hacer posible lo imposible. La traducción sigue siendo un proceso que requiere un buen número de horas humanas. Pero todos estos procesos nos permiten reducir en un porcentaje significativo el tiempo que necesitamos para llevar a cabo un proyecto de traducción de principio a fin. Quizá esa reducción del 20% suponga poder entregar dos días antes de lo previsto y podamos llegar a la fecha de lanzamiento de tu nuevo proyecto internacional.

 

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies