Uso de Cookies

Usamos cookies de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación. Puedes cambiar la configuración aquí:

Ricard Sierra

General Manager

Á
in

Las 5 etapas en la madurez del proceso de localización

17-03-2021

Cada vez son más las empresas que se lanzan a un mercado global con el objetivo de ampliar mercados y lograr un mayor crecimiento. A más mercados, más clientes y más crecimiento.

La fórmula parece sencilla, pero a menudo se encuentran con varios obstáculos y uno de los más notables es multiplicar el número de idiomas en los que realizan su actividad.

Para muchas de estas empresas, la localización es una tarea ingente a la que se lanzan sin tener algunos conceptos claros y que suele ser causa de no pocos problemas. Hace unos años, la consultora CSA Research ideó el Localization Maturity Model o Modelo de madurez de localización para medir el grado de eficiencia de las organizaciones en sus procesos de localización.

Las empresas más avanzadas ofrecen una mejor experiencia a sus clientes, tienen datos precisos sobre la eficacia de la localización y toman mejores decisiones gracias a ello.

Una vez que sabemos en qué grado de esta escala nos encontramos, sabemos qué pasos podemos seguir para mejorar este proceso. Las empresas que están en el estado más avanzado (pensemos en Apple o Google, por ejemplo, aunque no son las únicas) son las que ofrecen una mejor experiencia a sus clientes, tienen datos precisos sobre la eficacia de la localización, pueden tomar mejores decisiones gracias a ello y logran una mayor eficiencia tanto en el proceso en sí como en la propia inversión.

El Localization Maturity Model establece cinco fases:

  1. Reactiva
  2. Replicable
  3. Gestionada
  4. Optimizada
  5. Transparente

 Veamos estas fases una por una:

 1. REACTIVA

En la base de la pirámide tenemos a aquellas empresas en las que no existe una reflexión estratégica entorno a la localización y se aborda como una capa final una vez tenemos el proyecto terminado

No existen flujos de trabajo ni un proceso definido y se va improvisando a medida que se avanza. Estas empresas suelen gestionar las traducciones de manera interna con personal que o bien es nativo o bien conoce el idioma, pero que desconoce totalmente los procesos, las herramientas y la metodología para crear un flujo de localización profesional. Estos recursos se desvían de su función principal en la empresa para encargarse de la traducción y los resultados suelen ser desiguales.

Por otra parte, la tecnología específica utilizada es inexistente y tampoco se crean ni se documentan los flujos de trabajo, ni los recursos lingüísticos para proyectos posteriores.

Además, estas empresas gestionan la localización como un proyecto con principio y fin, que corre paralelo a las funciones principales de la empresa, y sin una persona que lidere claramente el trabajo de localización.

Este enfoque da un mayor peso a la lengua original y relega al resto de idiomas (aunque en realidad equivalen a mercados) a un papel secundario, creando desigualdades y focalizando más recursos en el primer mercado y muchos menos recursos en los demás países. Esta disparidad hace que el resultado en los estos países sea sensiblemente inferior. A menudo se atribuye ese peor resultado a diversas causas, cuando en realidad no hemos destinado los mismos recursos ni hemos establecido un flujo de trabajo que permita trabajar los distintos mercados en igualdad de condiciones.

Las empresas en esta fase del modelo de madurez no ven la localización como una función corporativa estratégica y a menudo se asigna a empleados de menor rango con poco poder de decisión e influencia. El hecho de que no sea una función corporativa estratégica hace que no se establezcan métricas ni se evalúen los resultados, por lo que es imposible establecer el éxito y la rentabilidad de la localización.

LMM Etapa 1 - Reactiva

2. REPLICABLE

En el segundo escalón de este modelo de madurez encontramos a las empresas que han mejorado en parte su proceso para facilitar la localización y empiezan a planificarlo para lograr mejores resultados. Habitualmente, externalizan la traducción en una agencia de traducción que es la que provee la tecnología y la metodología más adecuada para cada caso. 

Hay algunos roles definidos que son los encargados de supervisar el buen funcionamiento del servicio y de actuar de enlace con los proveedores externos y los clientes internos.

A nivel estratégico, la localización sigue sin estar presente en el mapa de la compañía y tampoco se recogen ni se analizan los datos derivados de esta función, por lo que es difícil establecer el valor. De esta manera, la localización se considera un centro de coste y no una inversión.

El 90% de las empresas pertenecen a estos dos primeros escalones.

LMM Fase 2- Reactiva

3. GESTIONADA

En esta tercera fase del modelo de madurez de la localización, nos encontramos con unos procesos y flujos de trabajo que están establecidos y documentados y con unos roles muy bien definidos.

La planificación suele ser la correcta y la localización suele tenerse en cuenta en las primeras fases del proyecto. La inversión de tiempo en la planificación se compensa con una gestión más eficiente de todo el proceso, con menores costes y una carga de trabajo mucho menor. 

En esta fase se utilizan herramientas tecnológicas de proveedores externos y, en algunos casos, se desarrollan otras herramientas para solventar los cuellos de botella que puedan presentarse.

Se empiezan a recoger las primeras KPIs básicas y tener una idea más clara de cuál puede ser el ROI de la localización así como qué es lo que pretendemos conseguir al localizar nuestro servicio o producto.

La localización sigue sin aparecer en la estrategia general de la compañía, pero sí ocupa una parte cada vez mayor del presupuesto y las competencias de algunos departamentos.

LMM Fase 3 - Gestionada

4. OPTIMIZADA

Aquí nos encontramos no solo que los procesos están documentados y bien establecidos, sino que además están unificados transversalmente en toda la compañía, logrando unas sinergias mayores entre departamentos y optimizando los presupuestos.

Se realiza una planificación exhaustiva y se empieza a asumir la localización como una función core vital para la expansión internacional de la empresa.

Las soluciones tecnológicas son exhaustivas y están bien desarrolladas y están disponibles para todos los departamentos de la empresa.

Los roles están perfectamente definidos en todos los departamentos. 

La localización ya no consiste en proyectos, sino que está integrada como una funcionalidad más de los distintos departamentos. No es algo con una fecha de inicio y una de finalización, sino que es un flujo continuo. Esto permite buscar mejoras y eficiencias constantes que son introducidas en el próximo ciclo para que sean medidas y evaluadas.

LMM Fase 4 - Optimizada

5. TRANSPARENTE

Las empresas en la cúspide del modelo de madurez de la localización han adoptado plenamente el concepto de localización al considerarlo una función clave dentro de la compañía. La localización está completamente integrada y es una parte más del lanzamiento de nuevos productos, la planificación estratégica y el control de calidad.

En esta última fase, las empresas tienen datos muy precisos sobre la efectividad de su proceso de localización, del ROI que genera esta actividad y de las ventajas de incluir la función de localización como un proceso más y no un proyecto. De esta manera, pueden establecer las métricas necesarias para medir la eficiencia, la calidad y el retorno de la inversión e iniciar un proceso de mejora continua de esta funcionalidad.

LMM Fase 5 -Transparente

En el próximo artículo, hablaremos de cuáles son las áreas de mejora para que nuestra organización vaya alcanzando esa madurez y cuáles son los beneficios que nos puede aportar.

Y aquí os dejamos la infografía completa:

Modelo de Madurez en Localización

Photo by Jason Strull on Unsplash

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.