Oisin M.

Copywriter

Á

Big Ben: El guardián del tiempo del mundo

23-09-2020

Cada país del mundo tiene un hito especial que define su cultura e historia a los ojos del mundo.

Si bien todos ellos son de gran importancia para el patrimonio de estas naciones, hay unos pocos que son tan absolutamente conocidos que se han convertido casi en símbolos de la Tierra en su totalidad. 

Tenemos que admitir que su tamaño monumental parece jugar a su favor, invocando un profundo sentimiento de asombro por la pura fuerza de voluntad humana que los hizo posibles, a menudo en una época en la que las técnicas de construcción eran muy diferentes de las que tenemos hoy.

La Estatua de la Libertad representa el sueño americano, ese en el que cualquier hombre o mujer del mundo es libre de convertirse en la persona que se esfuerza por ser. Las Grandes Pirámides de Giza son una conexión con las antiguas dinastías egipcias que gobernaron el valle del Nilo durante milenios. La Gran Muralla China mapea la historia de China a lo largo de los siglos defendiendo su tierra de los invasores del norte, y las Casas del Parlamento británico, coronadas con el Big Ben, son el símbolo de la democracia moderna y el internacionalismo conocido en todo el mundo. Ah, y también es un reloj.

A pesar de ser uno de los íconos más recientes de la cultura occidental (se acabó de construir en 1859), el Big Ben se ha convertido en la imagen preferida de las escuelas de inglés, agencias de viajes e incluso empresas de traducción. Cualquier cosa que tenga algo que ver con Gran Bretaña probablemente use una foto del Big Ben de una forma u otra. ¿Película filmada en Londres? Sí, hay que meter un plano del Big Ben.

Fuente de imagen: The Telegraph

Así que es un poco sorprendente descubrir, especialmente después de haber dicho Big Ben tantas veces, ¡que ni siquiera se llama Big Ben! El elemento más reconocible del monumento es la torre neogótica, originalmente conocida simplemente como "torre del reloj” (rebautizada en 2012 como "torre de Isabel" para celebrar el Aniversario de Diamantes de la reina Isabel II), seguida del reloj, conocido simplemente como... bueno, "reloj".

El Big Ben es, de hecho, totalmente invisible para el observador externo, ya que es el nombre de la campana principal de la torre que da las horas. De las cinco campanas alojadas en el edificio, el Big Ben es la más grande y pesada, parando las agujas en algo más de 15 toneladas cortas. Las campanas más pequeñas, conocidas como campanillas, se utilizan para tocar la melodía de los Cuartos de Westminster, también inmensamente reconocibles por derecho propio.

Sin embargo, la razón por la que se construyó el Big Ben no fue simplemente para ser el punto de referencia turístico que conocemos hoy. En el momento de su construcción, era el reloj de cuatro caras más preciso del mundo, y servía para marcar la hora del Palacio de Westminster y las Casas del Parlamento, además de varios otros edificios gubernamentales de la zona. Como resultado, el Big Ben mantuvo el tiempo para un imperio que se extendió por todo el mundo durante más de un siglo. Muchas de las decisiones más importantes de los siglos XIX y XX se tomaron bajo el repiqueteo de sus campanas. Se iniciaron guerras, se firmaron paces y la mitad del mundo se gobernó al son de sus cuartos.

Así que la próxima vez que visites el Big Ben, recuerda que no lo ves, ¡lo escuchas! Y recuerda también que, aunque ahora tenemos relojes y teléfonos inteligentes que nos indican la hora siempre que lo necesitamos, durante más de 150 años, el Big Ben fue el que marcó el ritmo del mundo.



No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies