Cookies en esta web

Esta página web utiliza cookies de terceros para el análisis de visitas y comportamiento de usuarios. Puedes aceptar o rechazar las cookies de tu navegador con las siguientes opciones:

Almudena Castro

Creadora de contenido

Á
in

Celebramos el Día de la Mujer con Isabel Zendal

08-03-2021

Isabel Zendal es mucho más que el nombre de un hospital de pandemia. Hoy te contamos quién era exactamente esta extraordinaria mujer.

Con motivo del Día de la Mujer, hoy queremos reivindicar el papel de una mujer cuyo nombre permaneció silenciado durante más de dos siglos; una mujer que hoy da nombre a calles, escuelas y hospitales; una mujer de orígenes humildes que contribuyó a la vacunación de la población contra la viruela en América, China y Filipinas; una mujer reconocida por la Organización Mundial de la Salud como la primera enfermera de la historia en participar en una misión sanitaria internacional. Efectivamente, estamos hablando de doña Isabel Zendal.

De una aldea de A Coruña a los confines del mundo

Isabel Zendal nació en 1773 en Ordes, un pueblo de la provincia de A Coruña. Procedía de una familia muy humilde que se dedicaba a las labores agrícolas. La única formación de esta extraordinaria mujer fueron las clases particulares que recibió del párroco de su parroquia. Cuando tenía 13 años, la muerte de su madre a causa de la viruela despertó todavía más su interés por la medicina, un hecho que probablemente influyó de manera determinante en su trayectoria posterior. A los 19 años, pudo dejar el campo y entrar a trabajar en el Hospital de la Caridad de A Coruña, primero como ayudante y después como rectora. Después se convirtió en rectora de la Inclusa o Casa de Expósitos, donde criaba a niños huérfanos, además de a su propio hijo que había tenido como madre soltera. En 1803, el médico de la Corte la contrató como enfermera para que lo acompañase en una expedición que tenía por objetivo distribuir la vacuna de la viruela en el nuevo mundo.

La viruela: una de las enfermedades más mortíferas de la historia

Si hoy luchamos contra la COVID-19, en el siglo XVIII luchaban contra otra enfermedad igualmente grave y contagiosa: la viruela, una de las más mortíferas de la historia. Esta enfermedad se contagiaba a través del contacto entre personas o del intercambio de objetos contaminados con el virus. La viruela provocaba fiebre y vómitos, además de llagas en la boca y erupciones cutáneas que, al cabo de unos días, se convertían en pústulas y, finalmente, en costras que se caían y dejaban cicatrices en la piel. Esto provocaba que los enfermos que conseguían superar la enfermedad quedaran marcados para el resto de sus vidas con cicatrices muy visibles, principalmente en los brazos y la cara.

El principio del fin: los orígenes de la vacuna de la viruela

Mientras que los efectos de la viruela estaban siendo devastadores en todo el mundo, un doctor inglés llamado Edward Jenner descubrió que el pus de las ampollas de las vacas que padecían la viruela bovina inmunizaba a las granjeras que habían estado en contacto con ellas durante el ordeño. Para probar esta hipótesis, inoculó a un niño de ocho años con el pus de una granjera infectada y, así, demostró que no presentaban los mismos síntomas que con la viruela humana y que se convertían en inmunes a la enfermedad. Los buenos resultados conseguidos por el doctor Jenner llegaron a España y al médico de la Corte de Carlos IV en España: Francisco Balmis. El Rey había perdido a su hija por culpa de esta enfermedad, por lo que aceptó entusiasmado el proyecto que le presentó el doctor Balmis para llevar la vacuna a los territorios españoles de ultramar, al que se bautizó como la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna.

En 1950 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce a Isabel Zendal como la primera enfermera de la historia en misión internacional.

El papel de Isabel Zendal en la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna

Para poder conservar durante tan largo viaje la muestra de la enfermedad que posteriormente debían inocular en las personas, a los responsables de la expedición se les ocurrió seleccionar para este viaje a 22 niños, a los que irían transmitiendo la enfermedad de dos en dos cada semana. Balmis solicitó al Rey el permiso para incorporar a Isabel Zendal a la expedición para que se encargase del cuidado y bienestar de esos niños durante el trayecto. Esta oportunidad supuso para Zendal el reconocimiento social, la igualdad salarial con respecto a sus compañeros hombres y la posibilidad de ver mundo. El 30 de noviembre de 1803, la corbeta María Pita partió de A Coruña para recorrer diferentes territorios de ultramar. Isabel Zendal fue una de las responsables de consolidar un sistema de vacunación que permitió inmunizar a miles de personas y que supuso el primer paso para erradicar esta enfermedad.

A día de hoy, uno de nuestros mayores deseos es que nunca más tengan que pasar dos siglos para que se reconozcan los superpoderes de mujeres que han hecho historia. ¡Feliz Día de la Mujer!

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.