Oisin M.

Copywriter

Á

¿De qué manera el feminismo y la igualdad de género están cambiando el lenguaje?

05-03-2020

Nadie sabe realmente cómo o cuándo comenzó el lenguaje.

Numerosos lingüistas, antropólogos, arqueólogos y filósofos han intentado descifrar sin éxito lo que ha demostrado ser uno de los mayores enigmas de la ciencia durante siglos, siendo la falta de evidencia empírica el enorme obstáculo que a menudo perjudica nuestra búsqueda. 

Independientemente de cuándo se convirtió en esta herramienta que tanto ha contribuido a la supervivencia de la humanidad, es muy probable que una de las primeras descripciones que surgió fuera la de un género masculino y femenino. Después de todo, la distinción entre los géneros biológicos es algo que (hasta donde sabemos) ha estado con nosotros los humanos desde el principio, y cuando vivíamos en cuevas y cazábamos nuestro alimento, habría sido un poco complicado si no pudiéramos decir qué tipo de humano era el que engendraba a los bebés. Era simplemente una cuestión de supervivencia.

Avanzamos rápidamente unos pocos milenios y nos encontramos en una situación mucho más compleja. Tenemos idiomas como el español o el francés que utilizan los dos géneros masculino y femenino mencionados, e idiomas como el alemán o el islandés que también utilizan un tercer género neutro. Luego tenemos idiomas como el inglés que no usa ninguno, o la lengua ganda que usa ni más ni menos que diez géneros, caracterizados como personas, objetos largos, animales, objetos varios, objetos grandes y líquidos, objetos pequeños, idiomas, peyorativos, infinitivos y sustantivos de masa.

En plan, ¿objetos largos? ¡Venga hombre!

¿Pero qué sentido tienen todos estos géneros si un idioma acaba discriminando a todos ellos y sólo favorece a uno?

La conformación de cada lenguaje y cómo utiliza sus géneros está incuestionablemente ligada a las estructuras de la sociedad que lo habla, y teóricamente, si una sociedad carece de igualdad de género, su lenguaje también es probable que evolucione de una manera que lo represente. Estas cuestiones se plantearon por primera vez durante la segunda mitad del siglo XX por la segunda ola de feminismo que puso en tela de juicio lo que se percibía como un sesgo masculino en las lenguas del mundo occidental. Y vaya si tenían razón.

Uno de los ejemplos más utilizados para representar cómo ha evolucionado el inglés, incluso como un idioma sin género, de una manera centrada en el hombre viene directamente de la Declaración de Independencia de los EE.UU. y su declaración de que "todos los hombres son creados iguales". Aunque probablemente pasó en gran medida desapercibido en aquel entonces, hoy en día es difícil ver por qué en la Tierra no se utiliza "todas las personas son creadas iguales" a menos que las mujeres se consideren ciudadanas de segunda clase, lo que resulta bastante irónico dada la aparente intención de la declaración real.

La Guerra Revolucionaria Americana puede sonar a muy lejano, pero desafortunadamente, estos prejuicios han estado presentes hasta hace muy poco. Un ejemplo más contemporáneo viene de la ópera espacial de ciencia ficción Star Trek, y su famoso lema que dice "donde ningún hombre ha ido jamás". Aunque había muchas mujeres dirigiendo la nave y manteniendo esos motores de urdimbre hasta el final, el lema parecía implicar que los únicos que hacían los trabajos reales eran los hombres. Una versión bastante triste de un futuro utópico.

Curiosamente, este sería uno de los primeros ejemplos en los que finalmente vemos los efectos del movimiento feminista y el empuje de una sociedad más igualitaria en un producto mediático. El resurgimiento de Star Trek a finales de los años 80 cambió su lema a "donde nadie ha ido jamás", reconociendo la necesidad de un término más neutral e inclusivo dentro de una sociedad cambiante.

Este pequeño cambio demuestra que es muy fácil utilizar el lenguaje (al menos el inglés) de una manera que no discrimine a más del 50% de la población, si realmente se quiere hacer.

Pero por desgracia, estos hábitos son difíciles de erradicar, y como dijimos al principio del artículo, nadie sabe si todo esto ha estado sucediendo durante mucho tiempo. Las lenguas son como las montañas. Cambian lentamente con el tiempo, y a veces parece como si no pudieran seguir el ritmo de un mundo que está en constante evolución. Romper lo que fácilmente podría equivaler a siglos, o incluso milenios de discriminación de géneros en el lenguaje no va a suceder de la noche a la mañana, pero ya es hora de cambiarlo, y mientras los movimientos feministas se manifiestan para cambiarlo, los demás permanecer de su lado.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies