Oisin M.

Copywriter

Á

El enigma de la lengua balcánica

19-05-2020

Antes de empezar a descubrir qué está sucediendo con el idioma balcánico, deberíamos mencionar la región que tradicionalmente conocemos como los Balcanes ya es un poco enigma en sí misma.

Dependiendo de a quién preguntes, te dirán que es la península geográfica de los Balcanes (con la inclusión algo discutida de Grecia), o que son los Estados balcánicos más contemporáneos, en línea con los límites geopolíticos establecidos principalmente a finales del siglo XX. Hay definiciones superpuestas y conflictivas sobre dónde comienzan o terminan exactamente los Balcanes, o cómo se relacionan con otras regiones del continente.

Pero cuando se trata del idioma, parece haber una gran similitud entre los que se hablan en la región. Un ejemplo rápido de cómo decir "Declaración universal de los derechos humanos" en los cuatro idiomas principales puede darnos una idea de cuánto tienen en común:

Croata: Opća deklaracija o pravima čovjeka
Bosnio: Opća deklaracija o pravima čovjeka
Serbio: Opšta deklaracija o pravima čov(j)eka
Montenegrino: Univerzalna deklaracija o ljudskim pravima

Con la excepción del montenegrino en este caso, que destaca un poco en esta frase en particular, son tan similares que de hecho, en 2017, un grupo de lingüistas en Sarajevo firmaron lo que llamaron una "Declaración de Lengua Común", insistiendo que los cuatro idiomas son en realidad solo uno.

Pero las cosas no siempre son tan simples, y aquí es donde la política y el nacionalismo aparecen de la nada e insisten en meter cucharada. Y si hay un caldo de cultivo perfecto para estas ideologías, es la guerra.

Los Balcanes sufrieron una gran cantidad de conflictos durante el siglo pasado, especialmente la guerra de Bosnia de principios de los 90. Y después de luchas de esta magnitud, es difícil simplemente hacer las paces y olvidar el pasado de la noche a la mañana. Estos conflictos incentivaron el esfuerzo por convertirse en una nación distinta en una región que históricamente compartía partes significativas de sus antecedentes culturales y fronteras relativamente indefinidas. Uno de los primeros pasos fue aumentar el orgullo nacional al tener un idioma propio.

Incluso aunque estos idiomas surgieran de uno común con pequeñas variaciones, fueron nombrados claramente y se convirtieron en una herramienta con fines políticos más que un legado cultural legítimo. Después de la guerra, las fronteras políticas ya borrosas cambiaron aún más, y cada nueva nación reclamó su porción del pastel lingüístico.

Entonces, ¿es un idioma o son  cuatro? Bueno, el problema es principalmente la autodeterminación y el derecho de las personas a llamar al idioma lo que quieren, en lugar de un intento de crear artificialmente un nuevo idioma cuando no lo hay. Si bien no hay nada de malo en principio, el trasfondo nacionalista que condujo a estas definiciones bastante artificiales está en gran medida en desacuerdo con un punto de vista estrictamente lingüístico.

Un ejemplo similar es el de las lenguas habladas en la Comunidad Autónoma de Valencia y la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares. Estos dos idiomas, conocidos como Valencià y Mallorquí, son profundamente similares a la lengua catalana, pero debido a la compleja composición política de la España moderna, son (algo de mala gana académica) reconocidos como tres idiomas distintos.

Parece que, después de todo, el enigma de la lengua balcánica y probablemente muchas otras situaciones similares, casi siempre tiene una explicación arraigada en una buena cantidad de política nacionalista. Por lo general, pensamos en los idiomas como gigantescos movimientos culturales e históricos que evolucionan lentamente para adaptarse a las necesidades de sus hablantes, pero situaciones como estas muestran cómo algunas decisiones políticas pueden cambiar su futuro e incluso intentar cambiar su pasado.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies