Oisin M.

Copywriter

Á

La era digital y las lenguas en peligro de extinción

26-07-2019

La era digital y su uso casi absoluto del inglés es ya una amenaza. Lo es incluso para las lenguas habladas por millones de personas.

Cuando hablamos de lenguas en peligro de extinción, nos vienen a la mente tribus perdidas en las profundidades de la selva amazónica. También nos imaginamos pueblos remotos que viven en el subcontinente africano como las últimas fortificaciones de lenguas antiguas al borde de la extinción. Si bien estos escenarios son sin duda una realidad, la era digital y su uso casi absoluto del inglés es ya una amenaza. Lo es incluso para las lenguas habladas por millones de personas que hasta hace unos años parecían estar en buenas manos.

La necesidad de aprender inglés ha pasado de ser una opción, a una necesidad absoluta en la era digital cuyo uso es casi abrumador. Cualquier interacción internacional probablemente se llevará a cabo en inglés. La gran mayoría de la producción cultural, tecnológica y científica tiende a ser creada primero en inglés, y luego traducida a otros idiomas si se considera necesario.

Esta situación, aunque puede parecer práctica, ha reducido el uso de las lenguas locales potenciando el inglés. Según META-NET, una red europea de excelencia que consta de 60 centros de investigación en 34 países, hasta 21 lenguas en Europa están en peligro de extinción en la era digital. Si no se adoptan medidas para preservar este patrimonio cultural ni se realizan esfuerzos para garantizar el uso de estas lenguas, corren el riesgo de perderse a un ritmo alarmante.

En un giro irónico del destino, las lenguas de las regiones que en su momento adoptaron el multilingüismo e introdujeron el inglés en su sistema educativo, son ahora las más amenazadas. Los profesores islandeses informan de que el uso del inglés en el patio de recreo se está convirtiendo en la norma y no en la excepción. Lo mismo ocurre con las lenguas escandinavas, el inglés las está eliminando, es más práctico y los nativos ya se han acostumbrado a usarlo a diario.

Otras lenguas más pequeñas, como por ejemplo el catalán, que ya está amenazada por el uso del castellano en todo el país, también están siendo flanqueadas por el inglés. Poco a poco se va abriendo camino entre los medios de comunicación, los productos y la gran mayoría de la información disponible en Internet.

Desafortunadamente, no hay una solución rápida y fácil para esta situación. Los sistemas educativos de todo el mundo están pasando de un enfoque tradicional que consistía en enseñar ciertas materias que habían sido básicas durante décadas, a un ángulo más práctico. Este último se adapta a las necesidades de los estudiantes y ofrece habilidades más utilizables en el mundo real de hoy en día. Este cambio puede conducir a que las lenguas menos utilizadas, aunque sean nativas de los países en cuestión, se eliminen del calendario escolar dentro de unos años.

Los intentos gubernamentales de dar vida a las lenguas también se complican por el hecho de que las fronteras lingüísticas no son coherentes con las fronteras geopolíticas. Esto se complica si hacemos referencia a los esfuerzos y a la forma en que se aplican.

Por compleja que sea, la solución parece ser una colaboración que abarca desde los más altos cargos del gobierno, hasta los usuarios cotidianos de estas lenguas en riesgo de desaparición. De las universidades a las escuelas, de los desarrolladores de software a los traductores, de los profesores a los empresarios... Será necesario un esfuerzo a nivel nacional para mantener a flote estos idiomas frente a la herramienta universal en la que se ha convertido el inglés.

Quizás el mismo mundo digital que tanto se ha beneficiado del uso del inglés sea el que encuentre una solución que permita la preservación de todos estos idiomas. Crucemos los dedos.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies