Oisin M.

Copywriter

Á

La traducción, el tono y el registro

23-04-2018

Traducir sabiendo quién es el público al que va dirigido ayuda a mejorar enormemente la calidad y la claridad.

El registro es un concepto que existe en prácticamente todos los idiomas del planeta de una manera u otra y, cuando hablamos de traducción, la importancia de mantener el registro del texto original es de vital importancia para conectar con nuestra audiencia. Aunque el uso en nuestras conversaciones cotidianas es casi automático dependiendo de la situación y pocas veces es algo sobre lo que reparemos, cuando nos enfrentamos a un texto largo que requiere correcciones constantes, reformulaciones y reescritura, es fácil perder el hilo del tono en favor de la optimización u otros objetivos. Como mucho, el resultado puede ser extraño y fuera de lugar. En el peor de los casos, podemos acabar con un informe para el comité de dirección en un tono poco adecuado.

La manera más sencilla de resolver cualquier problema es siempre una buena comunicación entre el cliente y la empresa de traducción. Traducir sabiendo quién es el público al que va dirigido ayuda a mejorar enormemente la calidad y la claridad. Si la comunicación con la empresa de traducción no es fluida o es directamente imposible, mantenerse en un tono neutral puede ser una manera de capear una situación delicada. Aunque el resultado no estará enfocado a nuestro público con una precisión milimétrica, no ofenderá a los lectores más formales y podrá contentar a un público más informal y cercano.

La traducción del registro no solo exige un gran conocimiento de la lengua, sino también hacer un seguimiento de cómo el tono va evolucionando con los tiempos. Apenas hace unas décadas, el único registro aceptado era el más formal posible, influenciado por la cultura corporativa y la presencia de los acentos neutros en todos los medios. Hoy en día, las normas en este sentido son más laxas y el entorno corporativo acepta en algunos casos un enfoque más relajado. Es por ello que cada vez menos se utiliza un tono ultraformal. Hay algunas excepciones a todo esto, como es la traducción legal o médica, donde el tono seguirá siendo más formal por mucho tiempo.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies