Uso de Cookies

Usamos cookies de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación. Puedes cambiar la configuración aquí:

Oisin M.

Copywriter

Á

Las habilidades del intérprete

09-12-2020

En algunos aspectos, los intérpretes y traductores pueden verse como dos caras diferentes de la misma moneda.

Ambos se especializan en la comunicación de significados, pero lo abordan de formas muy diferentes. No hace falta decir que un excelente dominio de los idiomas de elección es esencial en ambas profesiones, pero las diferencias que distinguen a ambas disciplinas sobresalen como un pulgar inflamado en cuanto empiezan a llegar los trabajos.

Por mucho que compartan un amor común por los idiomas, un buen traductor no necesariamente será un buen intérprete y viceversa, y dado que ya hemos escrito extensamente sobre las habilidades necesarias para ser un buen traductor (¡es nuestro terreno de juego al fin y al cabo!), echemos un vistazo a las habilidades clave para ser un gran intérprete.

Desarrolla las habilidades sociales

La traducción a menudo puede ser un trabajo bastante solitario, pero ser intérprete está lejos de serlo. Interactuar en tiempo real con personas de diferentes culturas y orígenes requerirá una buena dosis de habilidades sociales para que los clientes se sientan cómodos y a gusto. Hay muchas otras interacciones sociales que un intérprete puede encontrar antes de acudir a una reunión al otro lado del mundo, por lo que siempre es una ventaja navegar por ellas de la manera más eficiente posible. 

Trabaja tu puntualidad

Los plazos son muy importantes en la traducción y, en el mundo de los intérpretes, la gran habilidad para gestionar el tiempo es la capacidad de estar en el lugar correcto en el momento correcto. Si un trabajo requiere tomar trenes y conectar vuelos, cualquier pequeña demora puede hacer que las horas se acumulen a una velocidad alarmante y lo lleve peligrosamente cerca de una no aparición. La capacidad de planificar con anticipación es clave para que el peor de los casos nunca ocurra.

Hombre en el metro mirando su reloj

Se un oyente excepcional

Es bastante difícil mantenerse 100% comprometido y concentrado en lo que dice una persona, y aún más difícil cuando se tiene que interpretar todo en tiempo real, pero este enfoque en la escucha es una habilidad esencial para cualquier intérprete profesional que quiera entrar en el sector. Mantener esos oídos bien abiertos es imprescindible, ya que una pequeña falta de atención puede significar que se pierda información esencial.

Alfabetización tecnológica

Después de 2020, el mundo nunca volverá a ser el mismo. Innumerables empresas han hecho la transición al mundo en línea, ya que la enorme reducción en viajes y otros gastos ofrecidos ya no se puede ignorar. Zoom, Skype o Google Hangouts son algunas de las muchas aplicaciones a tener en cuenta ahora que muchas de las reuniones tradicionales en persona podrían ser algo del pasado. 

Mantenerse al día con la tecnología puede ser un salvavidas.

La paciencia es una virtud

Aunque se espera que los intérpretes dominen a la perfección los idiomas para los que son contratados, los clientes no necesariamente tienen los mismos requisitos. Por parte del cliente, hay veces en las que podemos encontrarnos desde grandes errores que alteran completamente el significado de una frase, hasta acentos indescifrables que pueden resultar muy difíciles de entender, y mucho menos de interpretar. Algunos clientes traen las sorpresas más desafiantes a la mesa. Todo esto requerirá mucha paciencia para lidiar con ellos, por lo que es una gran habilidad tener en el bolsillo.

Ser amable bajo presión 

Los humanos son a veces agradables, y a veces... no tan agradables. Es imposible predecir en qué estado de ánimo llegará un cliente o cuánta paciencia le queda para el día. Si sucede lo peor y todo comienza a desmoronarse, desarrollar las habilidades diplomáticas necesarias para evitar un desastre total puede salvar el día para todos en la sala. A veces, los intérpretes también actúan como diplomáticos, y muchas negociaciones se han salvado al mantener bajo control los intercambios potencialmente problemáticos.

Hombre y mujer con mascarilla hablando con otra mujer con mascarilla que escribe en el ordenador



No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.