Oisin M.

Copywriter

Á

Pros y contras de la traducción automática

07-02-2019

¿Cuándo es correcto considerar alguna forma de traducción automática para nuestros textos? ¿Cuáles son los pros y los contras? Echemos un vistazo.

Hace más de una década, Google Translate llegó a nuestras pantallas para ayudarnos a comprender, aunque de forma bastante rudimentaria, todos los idiomas en un mundo cada vez más conectado. Si bien los primeros pasos de este software fueron abrumadoramente torpes y llevaron a las traducciones más extrañas que uno podría imaginar, años de ajustes lo han transformado en una herramienta que, aunque nunca reemplaza a un traductor humano profesional, tiene su uso en ciertas situaciones.

Pero, ¿cuándo es correcto considerar alguna forma de traducción automática para nuestros textos? ¿Cuáles son los pros y los contras de Google Translate y todos los diferentes softwares de traducción que se derivan de su éxito? Echemos un vistazo.

La traducción automática total

Como acabamos de decir, el software de traducción ha recorrido un largo camino desde su inicio. Las traducciones completamente extravagantes y ridículas se han corregido lentamente a lo largo de los años, especialmente en los idiomas más dominantes, y en general, los resultados pueden ser al menos algo legibles.

Aunque no te equivoques. Todavía es extremadamente raro ver una traducción que tenga perfecto sentido y no tenga errores, y mucho menos mantener un sentido de coherencia y significado generales. A menudo, estas traducciones serán simplemente una colección de palabras que requerirán un esfuerzo del lector para contextualizar y comprender, y un solo error puede hacer que una frase pierda el sentido.

Tiene sus ventajas en otras áreas fuera de la traducción profesional, ya que a veces una traducción rápida durante unas vacaciones o un viaje de negocios puede ser útil para obtener información muy necesaria. Sin embargo, aquí es donde termina todo, y utilizar a ciegas la traducción automática puede fácilmente causarte problemas.

Traducción automática y edición ligera*

Agregar un poco de edición ligera por un traductor humano a la mezcla puede eliminar algunos de los errores más evidentes de un trabajo solo de máquina. Si bien nunca será comparable a una traducción adecuada, puede estar seguro de que al menos el significado general del texto se conservará y se hará comprensible. Las palabras que están totalmente equivocadas pueden corregirse, y los conceptos que son engañosos o que pueden conducir a la confusión pueden abordarse.

Sus usos están más orientados a industrias como el turismo, donde la necesidad de una traducción perfecta no es primordial. Mientras los clientes puedan entender el mensaje más o menos, es más que suficiente en algunas circunstancias.

*Este apartado que acabas de leer ha sido traducido automáticamente del inglés y editado por un traductor. Sorprendente, ¿verdad?

Traducción automática y edición completa

Llegamos a la versión más parecida a una traducción humana. La edición completa implicará una reelaboración total del texto si es necesario e incluso se puede utilizar para presentar una documentación más formal siempre que no sea demasiado específica o técnica. Los resultados serán perfectamente legibles, sin errores y con el mensaje general intacto. Sin embargo, eso no significa que tenga una coherencia estilística o que sea un placer leerlo. Es un método que siempre priorizará la función sobre la forma y que está pensada para aumentar ligeramente la productividad, acercándose bastante a la traducción profesional hecha por un ser humano.

Este enfoque puede ser útil cuando se traduce documentación extensa para la que necesitamos que el nivel de calidad sea correcto. Su costo reducido también puede ser un beneficio si hay mucho texto para traducir, y la información que contiene simplemente debe ser clara y comprensible.

Conclusiones

La traducción automática tiene su lugar, pero en esta etapa sus usos son todavía bastante limitados puesto que el resultado dependerá mucho del tipo de texto que tengamos que traducir. Los documentos técnicos, la traducción médica y cualquier tipo de traducción que apele a las emociones, como libros y películas, permanecen lejos de las capacidades de estas aplicaciones de software. Quizás a medida que la tecnología mejore, algún día veremos las obras de Shakespeare perfectamente traducidas por un programa, pero en este momento todavía estamos a años luz ver algo así. A diferencia del ajedrez, los seguimos traduciendo mejor que las máquinas.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies