3 CLAVES PARA LA TRADUCCIÓN DE PÁGINAS WEB

3 CLAVES PARA LA TRADUCCIÓN DE PÁGINAS WEB

No estamos descubriendo nada nuevo cuando decimos que tener una excelente presencia online es algo que se ha convertido en una parte integral de cualquier empresa en estos últimos años. Y los cimientos de una buena estrategia online siempre son un sitio web planificado cuidadosamente en el que los productos y servicios que ofrecemos en nuestra empresa luzcan en todo su esplendor. A medida que las empresas abren nuevos mercados internacionales, la necesidad de contar con una empresa de traducción profesional que adapte los mensajes a nuestro mercado objetivo se convierte en una parte esencial del proceso.

La importancia de la compatibilidad

Un sitio web es como un ser vivo. Tiene que actualizarse y modificarse para ir encajando con las necesidades de una empresa en constante evolución en un mundo que cambia a la velocidad de la luz. Por ello, es importante que el equipo de diseño web y tu empresa de traducción trabajen conjuntamente y utilicen herramientas compatibles y software que haga que el trabajo sea más fácil (y más barato). Cuando más globalizada sea una empresa, más compleja se vuelve la traducción de su página web, por lo que es importante que este trabajo en equipo sea fluido y colaborativo entre todos los implicados.

Empezando poco a poco

Siempre se aprenden muchas cosas de los primeros intentos y la traducción de páginas web no es una excepción. Probar con la traducción de un solo idioma primero y luego medir los resultados, puede ser una manera efectiva de ir puliendo el proceso y para la siguiente fase de traducción a más idiomas. Las cosas que parecen magníficas y totalmente lógicas sobre el papel pueden convertirse en confusas o poco intuitivas cuando se adaptan a un país extranjero con costumbres e interacciones muy diferentes. Hay que estar preparado en todo momento para adaptar el contenido para que tu empresa pueda hacer llegar su mensaje con total claridad allá donde esté su cliente.

Traducción del diseño

Puedes (y deberías) traducir el diseño. Facilita que tu equipo de diseño trabaje en sintonía con un equipo de expertos internacionales. Los buenos diseños web se componen de un gran número de elementos visuales y, a veces, un simple cambio de color o la inclusión de algunos motivos puede ser clave para adaptarlo a un mercado extranjero. Una buena idea es investigar las mejores páginas del país en cuestión, tomar nota de sus tendencias de diseño y la funcionalidad y ver si puede encajar con tu página web. ¡Tus usuarios agradecerán algo que les sea familiar!

 

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información Acepto