Ricard Sierra

General Manager

Á
in

3 errores de traducción que usas a diario

17-10-2018

¿Sabes que hay expresiones que usamos a diario que proceden de errores de traducción? Aquí te explicamos el origen de algunas de ellas.

La traducción existe prácticamente desde el inicio de la palabra escrita. Gracias a ella, hemos podido construir el conocimiento conocimiento científico universal e inspirarnos en otras culturas a través de los siglos.

Pero también es cierto que a veces ha habido traducciones poco afortunadas que han pasado a nuestro idioma. Son expresiones que utilizas cada día y que no sabías que eran errores de traducción. Hace unos días os hablábamos de la expresión truco o trato y de que en realidad viene de un error de traducción. Hoy vamos a hablar de otros errores que seguro que desconocías.

Paraíso fiscal

Pues sí, «paraíso fiscal» es un error de traducción. La expresión original en inglés es «tax haven» que significa refugio fiscal o escondite fiscal. Quizá el traductor buscó cuáles eran los principales refugios fiscales y al encontrar nombres como Bermuda, Islas Vírgenes, Bahamas o Islas Cayman, el subconsciente le jugó una mala pasada.  Curiosamente, estos paraísos han existido siempre como refugios. Primero de piratas, bucaneros y todo tipo de fugitivos de las autoridades y, en la actualidad, dan refugio a otro tipo de piratas.

Canal de la Mancha

Seguro que esta tampoco te la esperabas. Obviamente, no nos referimos a ningún canal de la provincia de Cuenca, sino al canal que separa Francia de la isla de Gran Bretaña. Este canal se conoce en francés como «La Manche», que significa «la manga», pero está claro que el traductor pensó que si España tenía su región de La Mancha, ¿por qué no iba a tenerla Francia?

Canal de la Mancha

Esto es lo que se conoce como un «falso amigo», palabras muy parecidas en un idioma y otro pero que tienen significados completamente distintos. Así que el famoso Canal de la Mancha es en realidad «La Manga», así, sin más.

Darle margaritas a los cerdos

La expresión «darle margaritas a los cerdos» tiene su origen en una cita bíblica (Mateo, 7:6) y se utilizaba para explicar cómo se pueden desperdiciar cosas buenas en personas que no lo merecen. O bien para decir que estás dando algo valioso a alguien que no sabe valorarlo.

En realidad, se trata de un error de traducción de la Biblia puesto que la palabra griega es «margaron» y no significa «margarita», sino «perla». Darle una sencilla margarita a un cerdo puede ser un desperdicio de algo valioso, pero darle una perla es un desperdicio mucho mayor.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies