Alicia García-Nieto

Comunicación

Á
in

La traducción: un proceso creativo

07-08-2020

“Afortunadamente, la creatividad no es patrimonio exclusivo de ninguna profesión y es la esencia de muchas de ellas.” - Luis Bassat

Luis Bassat, uno de los publicistas más influyentes de los últimos años (por no decir el mayor), escribe estas palabras en su libro “La Creatividad”, y razón no le falta. La creatividad no es propiedad de nadie pero sin embargo está presente en casi todas las profesiones. 

La traducción también es un proceso creativo. A diferencia de lo que muchos piensan, no es una tarea mecánica. No se trata de poner las mismas palabras en otro idioma, sino de jugar con el lenguaje para transmitir una misma idea a diferentes culturas. 

Es esta misma característica, la creatividad, es la que sigue impidiendo a la traducción automática sustituir por completo el trabajo de un traductor profesional. Una traducción puede ser exacta, pero para que sea realmente buena necesita algo más, ese toque creativo. Por eso es importante que todo traductor trabaje su creatividad.

“Creativity is seeing what everyone else has seen, and thinking what no one else has thought.” – Albert Einstein

Donald M. MacKinnon, investigador escocés, define la creatividad como un proceso que se desarrolla en el tiempo y que se caracteriza por la originalidad, el espíritu de adaptación y el cuidado de la realización concreta. A la vista está que el proceso de traducción tiene mucho en común con esta definición. Al fin y al cabo, adaptamos textos a diferentes culturas.

Aún así, es cierto que hay ámbitos que van a necesitar más la creatividad que otros. El día a día de un traductor especializado en el sector salud no requerirá tanta creatividad que en otros ámbitos cuyas comunicaciones sean más emotivas, como por ejemplo, la traducción de publicidad o marketing

En estos casos hay un concepto que seguramente habrás escuchado, la transcreación. Se entiende por transcreación la reescritura de un texto en función de las características culturales del país a cuyo idioma se traduce. Ya hemos visto como campañas con mucho éxito en un país pueden ser todo un fracaso en otro por no haberse adaptado al nuevo mercado y su cultura. 

Como bien destaca Luis Bassat y hemos podido ver en este artículo, la creatividad no es solo de los publicitarios. También es de los traductores y de todo aquel que tiene una idea para mejorar un determinado aspecto de su vida o entorno. 



No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies