Ricard Sierra

General Manager

Á
in

No se puede traducir el miedo

05-03-2018

Descubre por qué, según un estudio, la intensidad de nuestras emociones se ve afectada por la lengua en la que interactuamos.

Siempre hemos dicho que las emociones van muy ligadas a la lengua y que, si lo que queremos es apelar a las emociones de alguien, el camino más directo siempre es haciéndolo en su lengua materna. Hasta ahora nos basábamos en las experiencias y en las métricas de nuestros clientes. En estas métricas se puede comprobar cómo la interacción, o engagement como se suele decir ahora, se disparaba cuando ofrecíamos a nuestro público contenido en su idioma.

Pero ahora tenemos pruebas científicas que corroboran lo que nuestros clientes ya han podido observar. En un estudio publicado en la revista Scientific Reports descubrimos que una de las emociones más primitivas, el miedo, está condicionada por el contexto lingüístico. Los autores del estudio, Jon Andoni Duñabeitia, investigador principal de la Facultad de Lenguas y Educación de la Universidad Nebrija (Madrid), Albert Costa, profesor de investigación ICREA y director del grupo de investigación en Producción del Habla y Bilingismo (SPB) del Centro de Cognición y Cerebro (CBC) en la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona), y Azucena García Palacios, investigadora y profesora de Psicopatología de la Universitat Jaume I (Castelló de la Plana), aseguran que las medidas psicofisiológicas más indicativas de la respuesta al miedo – la dilatación de las pupilas y la sudoración de la piel – mostraban un efecto de condicionamiento al miedo menor cuando los participantes se encontraban en un contexto lingüístico en el que la lengua imperante era la lengua extranjera. O lo que es lo mismo, que la sensación de miedo es mayor cuando la amenaza está en nuestro idioma.

 

El sexto sentido y el miedo

 

En el estudio se investigó si la lengua en la que se realiza el experimento (nativa o extranjera; español o inglés, en este estudio) modulaba la respuesta automática de las personas ante el estímulo condicionado. Para ello, se pedía a las personas que contaran hacia atrás mientras se les mostraban cuadrados de dos colores. Los participantes creían que solamente ante la presencia de los cuadrados de un color concreto podrían recibir pequeñas descargas eléctricas a través de un dispositivo que se les había colocado, algo que no llegaba a suceder en ningún caso. Mientras que la mitad de los participantes completaron el protocolo en su lengua nativa (español), la otra mitad lo hizo en una lengua extranjera en la que tenían un buen nivel (inglés).

Los investigadores recogieron mediante un aparato de registro de movimientos oculares, la dilatación de las pupilas ante los estímulos condicionados y no condicionados (los cuadrados de colores), y también registraron la respuesta galvánica mediante un sistema para medir la conductancia de la piel, índices ambos muy fiables del condicionamiento al miedo.

Los resultados fueron muy contundentes: las personas que completaron el estudio en una lengua extranjera mostraron un efecto significativamente menor de condicionamiento al miedo que las personas que completaron el estudio en su lengua materna.

Gus Fring siempre nos ha dado mucho miedo

Según Albert Costa: «la intensidad de nuestras emociones se ve afectada por la lengua en la que interactuamos». Y es que las emociones como la alegría, tristeza, miedo o pena forman la base de la experiencia humana y solemos recurrir al lenguaje para expresarlas. Y Gracias a este estudio descubrimos que el idioma en el que lo hagamos puede afectar a la intensidad con la que las experimentamos.

Es por ello que en los contenidos que creamos y que buscan apelar a las emociones de nuestro público, la efectividad será mucho mayor si estos contenidos están en su lengua materna.

Por otra parte, el estudio también abre la puerta al uso de las lenguas no maternas en aquellas situaciones en las que busquemos evitar una respuesta emocional, como por ejemplo en la resolución de conflictos, negociaciones, juicios morales, etc. Y es que Freud ya observó que los pacientes bilingües preferían hablar de sus emociones en su segunda lengua, un fenómeno denominado «distanciamiento emocional».

Como vemos, el idioma al que nos dirigimos a nuestro público puede influir en la respuesta que obtengamos y si lo que buscamos es apelar a las emociones, no hay nada como la lengua materna.

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies