Bea Martínez

Gestora de Proyectos

Á
in

Guías de estilo: Un must en los proyectos de traducción

04-03-2020

Una de las habilidades más importantes de un project manager es que sea capaz de prever las dificultades que pueden aparecer durante el proceso de traducción.

Entre tú y yo, un PM debe gestionar muchas cosas al mismo tiempo, y una guía de estilo se convierte en su mayor aliada. 

Establecer un conjunto de reglas sobre cómo transmitir el mensaje del texto original permite no solo tener en cuenta las particularidades del idioma de llegada sino también respetar la personalidad y la imagen del cliente

Esta herramienta sirve de guía a los traductores a lo largo del proceso de traducción y facilita la comunicación del mensaje de una manera eficaz y consistente.

La guía de estilo, junto con el glosario y la memoria de traducción, son las herramientas clave no solo del PM, sino también del traductor y del cliente.

Así pues, antes de empezar a elaborarla es importante tener toda la información posible acerca de la marca. Incluso, compartir algunas preguntas clave entre clientes y agencia ayuda a delimitar los puntos principales para la guía.

¿QUÉ INCLUYE UNA GUÍA DE ESTILO?

Una vez hemos recopilado toda la información necesaria, nos ponemos en contacto con el equipo de traducción para complementar los diferentes apartados. 

Por una parte, una guía de estilo debe incluir reglas específicas sobre estilo, puntuación y gramática en las diferentes lenguas que requiera el proyecto.

Por otra, deberá incluir aspectos más relacionados con lo que tú, como cliente, quieres transmitir al público: voz y tono, tratamiento, preferencias de terminología, palabras no traducibles, documentos de consulta. 

En conjunto, todos estos puntos permitirán que las traducciones sean lo más fieles posible a la manera de comunicarse de la propia empresa.  

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE Y POR QUÉ ES IMPORTANTE? 

Contar con una guía de estilo que los traductores puedan consultar desde el principio del proyecto, reduce el tiempo que invertirías en decidir qué tono de voz es más apropiado o si el nombre de la marca debe o no traducirse. En caso de duda, el equipo de traducción siempre podrá consultar la guía aprobada por el cliente para tomar la decisión más adecuada.

Inevitablemente habrá situaciones que no se contemplaron cuando se elaboró la guía, pero por eso modificamos o añadimos puntos en ella y avisamos al equipo para que todos “estemos en la misma página”. 

 

Sin duda, dedicarle un poco de tu tiempo a la creación de guías de estilo simplifica los futuros proyectos y amplía la calidad del proceso. 

No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies