Alicia García-Nieto

Comunicación

Á
in

¿Sustituirá la tecnología a los traductores?

12-05-2020

El eterno debate. Los avances tecnológicos cada vez son más rápidos pero lo cierto es que la tecnología de la traducción automática todavía está lejos de reemplazar el trabajo de un traductor profesional.

La irrupción de herramientas tecnológicas es innegable pero no como sustitutivo de las personas sino como apoyo. Ninguna máquina tiene hoy en día la capacidad de entender la intención humana necesaria para transmitir todo lo que hay detrás de las palabras de un mensaje. Porque recordemos una vez más que la traducción no son solo palabras sino toda una cultura y unos sentimientos. Se trata de transmitir una misma idea en diferentes idiomas pero sin perder el significado original.

"Translation is that which transforms everything so that nothing changes" - Gunter Grass

El contenido de marketing (o cualquier comunicación que apele a las emociones) es un gran ejemplo. Hay mensajes que los humanos entendemos por sus chistes, ironías u otras figuras retóricas. Pero las máquinas no son capaces de comprender esa creatividad del idioma y buscar un concepto que represente lo mismo en otro idioma, en otra cultura. 

Cierto es que Google Translate, el traductor automático por excelencia, ha mejorado muchísimo en la última década pero aún así, no lo suficiente. Gramaticalmente puede, a veces, ser una traducción perfecta. ¿Pero de contenido? ¡Puedes llevarte las manos a la cabeza!

Además de conocer la esencia de la cultura a la cual se está traduciendo, los profesionales del sector tienen algo más que las herramientas tecnológicas. Efectivamente, la comprensión de las emociones humanas. Los proyectos de traducción, especialmente los más grandes, requieren un cuidado al detalle y una personalización. Para ello, es importante establecer una reunión de inicio en la que se informe al equipo, se estime el tiempo y se comenten las posibles barreras. ¿Te imaginas teniendo esta conversación con una máquina? Sin duda lo sería lo mismo, ¡ni de lejos! 

De momento la traducción automática total es recomendable únicamente para  las traducciones en las que no importen factores como el contexto o el estilo de redacción. Aún así, sí que es recomendable como ayuda. Como muchos avances tecnológicos, estas herramientas están simplificando el trabajo del traductor y en consecuencia consiguiendo que los proyectos estén acabados en menos tiempo, con mejor calidad y con un coste menor. 

La conclusión es que, por ahora, la inteligencia artificial no es un enemigo sino una ayuda. 



No te pierdas ninguna nueva entrada. ¡Suscríbete!

Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.
Al hacer uso de este formulario, acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento para el envío de información de interés mediante correo electrónico.

Este Sitio Web utiliza cookies de terceros con la finalidad de realizar tareas de análisis. El acceso y uso del Sitio Web implica su aceptación. Para cambiar tus preferencias o ampliar la información, puede acceder a nuestra Política de Cookies